Log in

Fiesta del Escarrete o Desjarrete

Escarrete

Lo que vemos hoy son variaciones de lo que nuestros ancestros celebraban hace cientos de años, son el espejo de un mundo pasado que sigue entre los pozanos y pozanas, y que forma parte de la personalidad de la Villa Salinera.

Hacemos nuestros estos antiquísimos ritos con los que, en su origen, se pretendía dar respuesta a interrogantes actualmente disipados. Ritos que buscaban complacer a dioses o creencias y que han desembocado en lo que hoy llamamos nuestras fiestas, nuestras tradiciones. Somos partícipes de estas fiestas, hoy folclóricas o religiosas, con un origen probablemente mágico o exotérico.

Esta famosa danza tradicional se ha conservado hasta nuestros días y se baila, dentro de la festividad de San Blas, el primer domingo más próximo al 3 de Febrero. La Fiesta de San Blas está declarada de Interés Turístico Regional por la Junta de Castilla y León.

Antiguamente, los protagonistas de la danza eran las parejas que habían contraído matrimonio ese año, simbolizando los animales domésticos la prosperidad del nuevo hogar. Recuerdan las gentes que en sus orígenes se celebraba en una era cercana a la ermita de San Blas, hasta que se trasladó a la Plaza Nueva. En la década de los años 60 del siglo pasado, desapareció a causa del éxodo rural pero la Cofradía de San Blas la rescató a finales de los 70. Actualmente, la participación está abierta a toda pareja joven que conozca el baile, debido a la despoblación han caído también las parejas casaderas.

Algunos musicólogos sitúan el origen de esta danza en época prerromana, en el pueblo autrigón que habitó estas tierras atraído por la sal.

¿CÓMO SE DESARROLLA FIESTA?

El día de Santa Águeda, el sábado previo a la fiesta, los mozos que participarán en el Desjarrete van, vestidos harapientos y con zurriagos, a pedir dote de casa en casa y a mantear a las autoridades, a fin de celebrar públicamente sus enlaces con una merienda.

La fiesta del Escarrete comienza por la mañana, cuando la Banda de Música obsequia con las dianas a las autoridades y al mayordomo de la Cofradía de San Blas, quien se encarga de organizar la fiesta. Por la tarde, se celebra el canto de la Salve en la Iglesia de San Cosme y San Damián y se canta el Himno a la Virgen de Pedrajas, patrona de nuestro pueblo. Aquí, acuden mozas y mozos vestidos con los tradicionales trajes pozanos. Uno de ellos sujeta el palo del que penden los animales de corral (gallos, gallinas y conejos) que serán el objeto central de la danza. A este mozo se le llama pollero.

Tras este acto las parejas se trasladan, pasando por la Plaza Vieja y este Arco, hasta la Plaza Nueva, donde las gentes se sitúan en círculo y en el centro del mismo se celebra la danza. En este punto central se anclan los animales, y los mozos y mozas van danzando alrededor de los mismos, con una mano en jarra y sujetando una espada adornada con cintas de colores y una escarapela con la otra. Antiguamente se daban toques a los animales (de ahí la palabra desjarretar), hoy únicamente se danza alrededor de los mismos. Finalmente bailan todos juntos la Jota de Bodas, pozana, alrededor del pollero.

Como no podía ser de otra forma en Poza, la Banda Municipal que nos acompaña en todos los momentos, toca varias piezas durante el desarrollo de la danza.

Javascript error before this line