Log in

Arte Religioso


I. Iglesia parroquial de los Santos Cosme y Damián

La iglesia fue declarada Monumento Histórico-Artístico en 1974. Su construcción comienza probablemente a finales del siglo XIII, pero es objeto de reformas que modifican su planta y alzado a lo largo de los siglos y enmascaran su origen gótico temprano. Actualmente presenta una planta basilical de tres naves con cabeceras rectas y cubierta de bóvedas de crucería con seis tramos en la nave central y cuatro en las laterales. En su origen, al acceso al templo se encontraba a los pies de la nave central, en la plaza de la Villa, creándose en ésta un espacio urbano muy característico integrado por la iglesia, el ayuntamiento y la escuela de primeras letras. En 1665 finalizó la obra de la actual portada principal en el lado norte.

Su advocación es San Cosme y San Damián, patronos de la Villa. En su interior destacan:

  • Retablo Mayor: Barroco del siglo XVIII, en la cabecera de la nave central, obra de los hermanos Cortés del Valle, sustituyó en 1710 a un retablo renacentista cuyo Sagrario se encuentra en el Retablo de San Andrés.
  • Retablo de la Virgen del Rosario: Adosado al testero de la nave del Evangelio, es obra del imaginero flamenco Maese Amrique, oficial de Vigarny.
  • Retablo de San Andrés: Obra atribuida a Simón de Bueras, realizada a mediados del siglo XVI en la cabecera de la nave del Evangelio.
  • Coro alto a los pies de la iglesia: En 1766 se proyecta el nuevo coro donde estuvo ubicada la antigua puerta de la iglesia. El órgano se emplaza en su parte alta, en posición frontal, y data del siglo XVII.

II. Santuario de Nuestra Señora de Pedrajas

Se trata de una ermita de una sola nave con cubierta de tres tramos de crucería octopartita y nervios secundarios rectos, y una cúpula de media naranja sobre pechinas en el ábside. Adosada a la cabecera, en su mismo eje, se encuentra la sacristía y, sobre ella, el camarín donde están recogidos algunos de los exvotos que a lo largo de los siglos los fieles y devotos de la Virgen de Pedrajas han depositado en el santuario como testimonio de su devoción.

III. Convento de San Bernardino de Siena

Fue fundado a mediados del siglo XV por fray Lope de Salazar y Salinas, de la orden de San Francisco, alentado por quien fuera sexto señor de Poza, Juan Rodríguez de Rojas, y su mujer, doña Elvira Manrique de Rojas, señora de Requena. A principios del siglo XIX sufre una primera desamortización decretada por José Bonaparte en 1809, pero su extinción se produce durante el Gabinete de Mendizábal por Decreto de 11 de octubre de 1935 (durante los gabinetes de Martínez de la Rosa y del Conde de Toreno aún continuaba abierto). Hoy sólo quedan sus ruinas, entre las que podemos ver una iglesia y un claustro de estilo herreriano –está documentada una iglesia anterior-, y algunos elementos barrocos.

Javascript error before this line